Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

01/07/2018 Slow Life

Aprovechamos el tiempo de verano para salir, viajar, intentar desconectar del ritmo acelerado. 

Capuchinos, Slow life, noticia verano 2018

Queremos hacer cosas a las que no llegamos a lo largo del año, pues el ritmo y las tareas a las que hacer frente nos lo impiden.

Actualmente, vivimos a toda velocidad, y el mundo que nos rodea se mueve con más rapidez que nunca. Día a día nos esforzamos por conseguir ser más eficientes, por hacer más cosas y más rápido. Sin embargo estamos convencidos que este estilo de vida genera mayor estrés, ansiedad, malestar físico y psíquico entre nosotros. En este tiempo, la playa, el monte, el pueblo, un viaje, etc son alguno de los modos o posibilidades que tenemos para desconectar. 

Al pensar en el tiempo de verano, en cómo vamos a organizarnos las vacaciones, si es que podemos, me he acordado de ese movimiento o filosofía de vida que se da en nuestro mundo de “Slow Life”, desacelerar para ser más feliz. 

Dentro de nuestra sociedad hace algunos años surgió este movimiento alternativo a esa forma acelerada de vida. Es un movimiento o filosofía que reacciona contra el ritmo desenfrenado de la vida, con el objetivo de disfrutar y saborear la vida al máximo. Nos propone que seamos capaces de dedicarnos a hacer las cosas tranquilamente, sin ninguna prisa y disfrutando de cada una de ellas. 

De hecho, quienes lo practican nos dicen que este modo de vida nos hace más sensible a un mayor contacto con la naturaleza, nos educa para la solidaridad y no la competitividad, nos ayuda en la creación de un sistema sanitario más personalizado y un trabajo más creativo. La lentitud aporta tranquilidad y relax para que podamos conectarnos con ese deseo de felicidad que anida en nosotros.

Una vida lenta, sin prisas, no es sinónimo de pasividad, de ir a paso de tortuga, sino de realizar la actividad de otra manera. Nos invita a vivir la vida más despacio y más conscientemente para poder disfrutar de ella. Parece que si te tomas las cosas de otro modo es que eres un vago y que no quieres hacerlo. Cuando precisamente, haciendo las cosas con más calma se hacen mejor, se disfrutan más, le puedes poner más atención y cariño, y eso te permite recargar de nuevo las pilas. 

Benjamín Echeverría
Ministro Provincial de Capuchinos de España

Últimas noticias:

01/09/2018 - Ser "Todista" 31/08/2018 - Capítulo General 2018 20/08/2018 - Pintando la Vida. Un mensaje en colores 01/08/2018 - Año Lorenzano 28/07/2018 - Decir algo nuevo 16/07/2018 - El Consejero de Educación, Sr. Rafael van Griecken, visita el colegio San Antonio 01/07/2018 - Slow Life 19/06/2018 - Visita a Melilla 14/06/2018 - Educación emocional y valores franciscanos 01/06/2018 - Concierto -en beneficio de Programme Afrique
<< 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31 >>
Project by 3emultimedia