Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Videos

Coro KIKUKA de Japón -Vídeo 1

Coro KIKUKA de Japón -Vídeo 1

XXI CICLO CORAL INTERNACIONAL de NAVARRA.
Celebrado en la Iglesia de Capuchinos de Pamplona el 28 de octubre del 2015.
Organizado por fcnae: Federación de coros de Navarra

Coro KIKUKA de Japón -Vídeo presentación

Coro KIKUKA de Japón -Vídeo presentación

XXI CICLO CORAL INTERNACIONAL de NAVARRA.
Celebrado en la Iglesia de Capuchinos de Pamplona el 28 de octubre del 2015.
Organizado por fcnae: Federación de coros de Navarra.

CICAME -Ecuador -Nunca más Dayuma-

CICAME -Ecuador -Nunca más Dayuma-

La mala distribución de la renta petrolera profundizó la inequidad social y creó nuevas fronteras de pobreza y de exclusión social. Una de las mayores expresiones de esta realidad se encuentra en Dayuma, provincia de Orellana, al nororiente del país. Ahí se asientan varias estaciones de la petrolera petroecuador, con la explotación de varios pozos pero con una carencia total para sus habitantes.Te mostramos su realidad.

Se llaman Huaorani

Se llaman Huaorani

Para los Huaorani, todo en la selva les pertenece: animales, plantas, árboles... todo.
El concepto de propiedad que el Huao tiene no es el mismo que el nuestro. Los individuos no son dueños de nada, las comunidades y los grupos familiares son los dueños de las cosas conjuntamente.
En este reportaje se muestran algunas características de la forma de vida de los Huaorani. No te pierdas estas imágenes, nos aproximan a la realidad de otros pueblos. En su día nos comprometimos a conocer, a saber sobre estos hermanos.

En memoria de Alejandro Labaka e Inés Arango. Testigos de fe hasta el martirio

En memoria de Alejandro Labaka e Inés Arango. Testigos de fe hasta el martirio

Un día bajaron ambos en un claro de la selva, donde los indígenas estaban protegidos. Monseñor desciende primero y se despoja de sus ropas. Inés guarda en un bolsillo el paño que cubría su cabeza y se quita los zapatos. El helicóptero se aleja. Al día siguiente, al amanecer, monseñor yace sobre el tronco de un árbol derribado, con ochenta y cuatro lanzas taladrándole el cuerpo... y cerca de otros ochenta orificios en el cuerpo. Ella está sentada en la entrada de la casa de los indios, con veintiuna lanzas en su carne, los hombros desencajados, los ojos en dirección al cadáver del obispo, la boca entreabierta.

<< 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12 >>
Project by 3emultimedia