Pasión de amor es Francisco

Los Ministros generales de la Familia Franciscana (Fr. Michael A. Perry, Minister generalis OFM - Fr. Roberto Genuin, Minister generalis OFMCap - Fr. Carlos A. Trovarelli Minister generalis OFMConv), nos escriben con carta a la que asignan fecha del día de San Francisco, una carta singular en torno a la que llamamos “Regla no bulada” (Rnb) de San Francisco, hace 800 años (1221-2021).

Pasión de amor es Francisco

Bello documento de nuestros orígenes, “obra de arte” por su “índole apasionada”. Al eco de esa carta, titulada VIVIR Y SEGUIR vaya este Himno memorial de San Francisco en este día en que en Assisi se ha firmado la encíclica “Fratelli tutti”. Vaya como fraterna felicitación en el Día del Hermano Universal de Asís.

Ninguna otra cosa deseemos, ninguna otra queramos, ninguna otra nos plazca y deleite, sino nuestro Creador y Redentor y Salvador, el solo verdadero Dios, que es pleno bien, todo bien, total bien, verdadero y sumo bien, que es el solo bueno” (Rnb XXIII,9).

«Por lo tanto, hermanos todos, guardémonos mucho de perder o apartar del Señor nuestra mente y corazón so pretexto de alguna merced u obra o ayuda. Mas en la santa caridad que es Dios, ruego a todos los hermanos, tanto los ministros como los otros, que, removido todo impedimento y pospuesta toda preocupación y solicitud, del mejor modo que puedan, hagan servir, amar, honrar y adorar al Señor Dios con corazón limpio y mente pura, que es lo que él busca sobre todas las cosas; y hagámosle siempre allí habitación y morada a aquél que es Señor Dios omnipotente, Padre e Hijo y Espíritu Santo…» (XXII,25-27).

Pasión de amor es Francisco, 
todo verdad y pureza;
y la santa sencillez
es su divina grandeza.

Al solo Dios verdadero, 
que es el Bien en transparencia,
su corazón ha entregado
y fue colmada su entrega.

Es Evangelio y Espíritu, 
su vida es siempre respuesta;
Dios Trinidad es quien guía
en la luz y en la tiniebla. 

Dios encarnado lo habita 
para hacerle un alma bella,
hoy Francisco nos anuncia
que Dios es pura presencia.

Somos morada de Dios, 
el alma del todo abierta,
abrazo a la creación
en suma y feliz pobreza.

Don recibido y donado, 
hermanos de paz sincera,
con un Padre celestial
que nos ama y nos espera.

¡A ti, Jesús, Hijo amado,
y hermano aquí en esta tierra, 
sea nuestra adoración
y por ti al Padre ascienda! Amén.

Fr. Rufino María Grández 

  • Compartelo!